jueves, 14 de agosto de 2008

Ergonomía en el puesto de trabajo


Pasar más de ocho horas frente a un ordenador personal y soportando una postura sedentaria hace que podamos sufrir dolores de espalda, molestias en los ojos, cansancio, etc. Y es que el trabajo de oficina se caracteriza principalmente por una falta de movimiento físico y por la adopción de posturas contraídas la mayor parte del tiempo. El malestar y el cansancio son consecuencia de esas malas posturas en el entorno de trabajo y afectan negativamente no sólo a la productividad del usuario sino a su propia salud.
Algunos de los consejos útiles y sencillos de realizar en el entorno laboral contribuirán a mejorar nuestra comodidad. Una de estas indicaciones es la conveniencia de alternar posiciones sentada y
de pie, ya que con ello se contribuye a mejorar la circulación y reducir las tensiones de espalda, el cansancio y el malestar general. Además, es necesario cambiar de postura cada cierto tiempo e
incluso de tarea a lo largo de la jornada. Puesto que no todas las tareas se realizan de la misma manera conviene cambiar la posición de teclado, monitor y asiento para trabajar de una manera
mucho más cómoda en cada situación. Por último, cabe recordar que ciertos ejercicios y estiramientos tanto de brazos como de piernas nos llevarán pocos minutos y mejorarán nuestro estado físico a lo largo del día.


No hay comentarios: