viernes, 5 de septiembre de 2008

ejercicios de ergonomia

Ejercicio 1: Tome una posición vertical. Coloque sus dedos sobre sus hombros y balancee sus codos hacia adelante y hacia atrás, 10 veces cada uno. Comience con pequeños círculos los cuales se convertirán cada vez más grandes. Intermitentemente bata los brazos y balancéelos a lo largo del cuerpo. El efecto: Los músculos tensionados comenzarán a relajarse mientras que los hombros se movilizan.


Ejercicio 2: Tome una posición vertical y doble su cabeza hacia la izquierda tan lejos como le sea posible. La mano izquierda toma y soporta la cabeza. Deje su mano derecha colgando (al lado de la silla). Ahora usted siente un estiramiento en el costado derecho del cuello. Mantenga esta posición por aproximadamente 15 a 20 segundos. Entonces repita este ejercicio del otro lado.El efecto: Estiramiento del músculo lateral de la cervicales.


Ejercicio 3: Tu espalda toma contacto con el respaldo de la silla. La mano derecha toma la parte superior del cuello. La mano izquierda toma la cabeza. Ambos codos van hacia adelante. Mantenga esta posición. Doble su cabeza hacia abajo hasta que sienta un estiramiento en la parte superior del cuello. Este puede ser intensificado con la mano derecha.El efecto: Estiramiento en el musculo corto de las cervicales.


Ejercicio 4: Siéntese verticalmente y tire los dedos aproximadamente 10 segundos a la altura del pecho. Al mismo tiempo presione sus pies contra el piso. Sacuda los brazos y repita este ejercicio 3 veces.El efecto: estiramiento de los músculos del brazo, pecho y hombros.


Ejercicio 5: Siéntese bien apoyado en su silla. Ponga un pie en el asiento y así acomode la zona lumbar de su columna. Doble sus manos detras de la cabeza. Doble la parte superior de su cuerpo lentamente hacia atrás con la espalda de la silla sin formar un hueco. Repita esto 3 veces (Este ejercicio solo es posible con un respaldo medio y que posea algún sistema de flex o basculación hacia atrás). Entonces siéntese verticalmente y presione los brazos hacia arriba varias veces.El efecto: moviliza y activa la espina dorsal.


Ejercicio 6: Siéntese bien apoyado en su silla y manténgase tieso. Ponga su pie a trabajar y suba el talón y los dedos de los pies por turno. La pierna que permanece levantada debe estar extendida, y formar círculos hacia la derecha y hacia la izquierda.El efecto: Activar la circulación de la sangre en esos músculos.



Ejercicio 7: Con la espalda recta incline la pelvis lentamente hacia abajo y hacia arriba. Entonces húndase entre las piernas, lentamente vértebra por vértebra. Exale profundamente y constantemente. Intente este ejercicio con los ojos cerrados, se relajará mejor.El efecto: una relajante experiencia.