miércoles, 8 de octubre de 2008

ACCIDENTES LABORALES EN LA OFICINA


Tradicionalmente se ha asociado el trabajo en oficinas a la idea de comodidad y a la ausencia de riesgos laborales. Sin embargo, nada más lejos de
la realidad atendiendo a lo que es la concepción moderna de salud. Hoy en día, en las oficinas se producen, además de los accidentes clásicos de
seguridad (golpes, caídas, incendios, etc.) otro tipo de problemas, quizás más ocultos pero no por ello menos importantes, que tienen mucho que ver
con unos planteamientos correctos de lo que es la ergonomía del puesto de trabajo (mobiliario, iluminación, ruido…) y también con la organización
(horarios, reparto de responsabilidades, comunicación, etc.). Nos referimos a los dolores musculares, las alergias, las alteraciones de la vista, el estrés
o la fatiga física y mental. A continuación, describimos un conjunto de normas básicas, de aplicación general, que pueden prevenir muchos de los
riesgos laborales que se producen en las oficinas.




1. ACCIDENTES POR CAÍDA

Uno de cada cuatro accidentes en la oficina, se produce por caída.
Unas veces sobre el suelo llano, otras en escaleras, pero en cualquiera de los dos casos son frecuentes las roturas de brazos y piernas o heridas en la cabeza. Algunos de estos accidentes son incluso mortales...y lo curioso es que pueden evitarse fácilmente.
¡La prisa exagerada es causa frecuente de accidentes!
Por lo tanto, no hay que correr por los pasillos, simplemente hay que caminar a velocidad normal. Las escaleras no son peligrosas si se circula por ellas a una velocidad lógica. No hay que saltar los peldaños de tres en tres. Hay que pisarlos todos, que para eso están.
Por otro lado, ocurre con frecuencia en las oficinas, que los espacios previstos para el paso, presentan el aspecto de una pista de obstáculos. Sólo tenemos que dar un vistazo en cualquiera de ellas y nos daremos cuenta de esto.





Los obstáculos, de cualquier clase, son fuentes de accidentes.

Los suelos deslizantes son auténticas trampas.



Muchos suelos de oficinas son demasiado resbaladizos. El encerado de pisos de mármol, piedra artificial o plástico es incorrecto. Estos suelos no absorben las ceras ni grasas, dando lugar a superficies deslizantes. Por este motivo tendremos cuidado cuando andemos sobre suelos de este tipo, procurando usar calzado con suela de goma, aunque lo ideal sería equipar los lugares de trabajo con suelos antideslizantes.









2. LA MESA DE TRABAJO




Las dimensiones del pupitre, su diseño y construcción, son decisivas para la correcta disposición desde el punto de vista fisiológico.
La mesa de trabajo deberá ser suficientemente amplia para los trabajos a ejecutar y permitir una disposición flexible de los diferentes elementos.
Para la mayor parte de los puestos de trabajo son recomendables mesas de longitud mínima de 1,60 m y una anchura mínima de 0,90 m. Lo que supone una superficie mínima de 1,44 m2. Según la actividad y la medida de los elementos de trabajo.
En la altura del pupitre habrá que tener en cuenta las diferentes tallas y longitud de pierna, es casi imposible fijar una altura ideal. La altura de 0,72 m que es la altura recomendada parece ser discutible en la actualidad. Se aconseja que el puesto de trabajo sea regulable entre 0,68 y 0,82 m.
Se recomienda para las piernas un espacio libre de 0,60 m de altura, a nivel de las rodillas y de 0,80 m a nivel de los pies. La altura del espacio reservado a las piernas depende necesariamente de la de la mesa y no debe, en ningún caso, verse reducida por cajones u otros elementos de este tipo.
El color de la mesa se aconsejara que sean tonos neutros, por ejemplo el gris, los verdes y pardos. La superficie de trabajo deberá en principio, ser mate.


3. ACCIDENTES CON SILLAS

¿Nos sentamos sobre una silla normal de cuatro patas?. En este caso estamos sentados con seguridad, en el supuesto de que las cuatro patas apoyen siempre en el suelo.
No hay que ceder a la tentación de convertir la silla normal en una mecedora sobre dos patas, porque es la forma más rápida de llegar a la postura horizontal... para mucho tiempo. Los informes de accidentes así lo demuestran.
¿Nos sentamos en una silla giratoria de ruedas?. En este segundo caso debemos de tener cuidado. Accidentes con lesiones corporales. Los daños más frecuentes son contusiones y dislocaciones, roturas de huesos y lesiones en la cabeza, incluso con conmoción cerebral. Asimismo se producen lesiones en la columna vertebral.
Más de 1.000 personas al año sufren accidentes con sillas en las oficinas, cuya incapacidad dura más de 3 días.
Analizados estos accidentes cuidadosamente, se ha llegado a las siguientes conclusiones:
- El 90 % se producen por vuelco o desplazamiento involuntario de la silla.
- El 10 % restante obedece a varias causas, como rotura de alguna pata, descenso repentino del asiento regulable o del respaldo, debido a un mal ajuste del dispositivo de fijación, tropezones con las patas salientes de la silla, etc.
Los accidentes por vuelco se presentan principalmente en sillas de cuatro ruedas, cuyos brazos soporte (patas) son relativamente cortos.
Existen además algunas otras causas:
- Sentarse utilizando solamente el borde delantero del asiento
- Inclinarse demasiado lateralmente. ¿Por qué es preferible que las sillas tengan cinco brazos con ruedas a que tengan cuatro, pero más largos?. Muy sencillo; porque si se aumenta la longitud de los brazos (o patas), se aumenta asimismo el riesgo de que se produzcan tropezones.
Los accidentes por desplazamiento involuntario de la silla, se presentan generalmente sobre superficies duras y lisas, como madera, mármol, piedra artificial, terrazo y linóleo. Pero también en suelos con moqueta se producen accidentes de este tipo.
El accidente se produce casi siempre de la misma forma: uno se levanta apresuradamente de su silla por cualquier motivo, porque en la mesa de al lado suena el teléfono, por ejemplo. Por efecto de la prisa la silla se desplaza de su posición.
Cuando uno trata de sentarse, por inercia, en el lugar donde siempre está su silla, viene a dar con sus huesos en el suelo... o en la enfermería.
Las sillas giratorias sobre ruedas deben tener cinco brazos o patas y no cuatro.
Además deben tener una cierta resistencia a la rodadura estando la silla vacía. La suficiente para imposibilitar un desplazamiento involuntario. Por este motivo no disminuye la movilidad de la silla.

4. ASPECTOS ERGONOMICOS DE LA POSICIÓN DE LA PANTALLA

Al ubicar una pantalla visualizadora, deben de tenerse en cuenta las distancia de visión, la altura y la inclinación.
La distancia de visión: la mayoría de las personas prefieren distancias de visión de 60 a 80 cm. En ningún caso deberá de ser inferior de 40 cm ni superior a 90 cm.
La altura normal de la mirada, dirigido sobre el borde superior de la pantalla, viene a ser horizontal. Es aconsejable, aunque no imprescindible, contar con un dispositivo de regulación de la altura de pantalla, independiente del pupitre. Una pantalla situada demasiado alta, favorece la aparición de reflejos producidos por el alumbrado.
La pantalla deben de estar colocada verticalmente o ligeramente inclinadas hacia delante. Las pantallas poco reflectantes pueden estar inclinadas hacia atrás, debiendo en este caso formar, el eje de la vista, un ángulo recto con la superficie de pantalla.

IMPORTANCIA DEL TECLADO

Para realizar tareas frecuentes en un terminal de pantalla es importante, desde el punto de vista ergonómico, utilizar teclados independientes de la pantalla desplazables a voluntad. Esto permite adaptar la posición del teclado a las características de la tarea.
Desde el punto de vista ergonómico, es conveniente que el teclado tenga forma plana. La hilera de teclas media debe tener una altura aproximada de 3 cms. Sobre el plano en que descansa el teclado, y una inclinación hacia delante de 5 a 15°.
La distancia entre la hilera media y el borde del plano de trabajo (mesa) debe ser de 16 cms. al menos; algunos operadores adoptan habitualmente valores superiores (hasta 26cms.).
La superficie del teclado deberá tener un acabado mate, para evitar que se produzca reflejos y para mejorar la legibilidad de las teclas. El coeficiente de reflexión del teclado debe situarse entre el 30 y el 60%. Los colores más convenientes para el teclado son los tonos medios, como el gris o el verde, por ejemplo.
El tamaño, la forma y la disposición de las teclas, así como los espacios entre ellas, deben establecerse teniendo en cuenta la disposición natural de los dedos y la posibilidad de que puedan ser pulsadas sin necesidad de mirar el teclado. Para facilitar la orientación al operario, ciertas teclas deben estar diferenciadas con una concavidad mas pronunciada que las demás. Todas las teclas deben poder ser pulsadas a fondo, ejerciendo una fuerza débil y uniforme.
El recorrido vertical de las teclas debe ser uniforme en todas (entre 2 y 5 mm). Para ciertas tareas resulta muy ventajoso el hecho de que las teclas se hallen distribuidas en dos bloques diferenciados.

Los caracteres de las letras no deben ser demasiado pequeños. Se preferirán, sobre las teclas, los caracteres positivos (oscuro sobre fondo claro).

ELTRABAJO EN ORDENADORES DE PANTALLA

Como instrumentos de trabajo que son, los ordenadores de pantalla forman parte hoy día de la vida cotidiana de muchos de nosotros. Existen numerosas actividades profesionales que ya no se conciben sin la utilización de un ordenador.

Disposición de los diferentes elementos, para distintas tareas.
1) para trabajar principalmente con la pantalla.
2) y 3) para trabajar principalmente con documentos.
4) actividad mixta.
¿De qué se quejan los operadores de equipos de pantalla?
En general se quejan de trastornos tales como: malestares de cabeza, dolores en la nuca, quemazón en los ojos, lagrimeo, nerviosidad, dolores en los hombros, los brazos y las manos. Por lo que se refiere a los trastornos oculares, su origen debe ser buscado en la carga
visual que se produce y en la consiguiente fatiga ocular, que pueden ser debidas a los siguiente factores:
- Excesivos requerimientos de acomodación y adaptación de los ojos, a diferentes distancias e intensidades luminosas.
- Deslumbramiento directo o indirecto (existencia de superficies brillantes, reflejos o focos luminosos, dentro del campo visual).
- Centelleo de los caracteres y del fondo de la pantalla.
- Forma incorrecta de los caracteres.
- Falta de nitidez y de contraste de los caracteres.
En cuanto a los dolores en la nuca, espalda, brazos y hombros, sus orígenes son, sin duda, las posturas corporales forzadas que con demasiada frecuencia se observan en esta clase de puestos de trabajo.
En resumen, el trabajo con ordenadores de pantalla puede entrañar:
- Una carga visual más o menos importante.
- Posturas corporales forzadas.
- Una solicitud excesiva de la capacidad de asimilación y de concentración.
En estos puestos de trabajo es preciso que el mayor número de elementos del sistema, que sea posible, estén concebidos unos en función de otros, de tal forma que, por una parte, el trabajo pueda realizarse sin dificultades y sin errores y por otra, que la aportación exigida a la persona no sea excesiva.

PROBLEMAS A LA VISTA
Las personas afectadas de defectos visuales se fatigan, como es lógico, más rápidamente durante el trabajo con pantallas. Estas personas a menudo culpan al equipo de sus trastornos y molestias cuando la causa está en los defectos visuales que padecen, quizá sin saberlo. Se puede afirmar que entre el 20 y el 30% de la población padecen defectos visuales no corregidos o insuficientemente corregidos.
Dado que la agudeza visual e incluso la capacidad de acomodación disminuye con la edad (presbicia), son generalmente las personas de más de 40-45 años las que más se quejan de síntomas de fatiga ocular durante el trabajo con pantallas. Se sabe que el présbita ve mal a corta distancia y la capacidad de visión a corta distancia es decisiva para realizar trabajos con pantalla.
Una adecuada corrección óptica de los defectos visuales es pues de extrema importancia.
La agudeza visual es la facultad de distinguir los más pequeños objetos visuales, cuando se encuentran muy cerca uno de otros. Se expresa como el valor reciproco del ángulo más pequeño, bajo el ojo puede dos puntos o dos líneas paralelas.
La agudeza visual se ve influencia por numerosos factores, como pueden ser:
* La edad. La disminución de la agudeza visual se ve reflejada la siguiente figura.
* La luminancia. La agudeza visual aumenta con la luminancia de adaptación.
* El contraste. La agudeza visual se acrecienta con el contraste.
* El color de la luz. Depende de la composición espectral de la luz; es mayor cuando en la luz domina el color amarillo-verde del espectro, y disminuye cuando domina el color azul.
Sensibilidad a diferentes luminancias
La sensibilidad a las diferencias de luminancia es un criterio de la facultad de percibir las diferencias entre superficies vecinas. Están en función del tamaño de la superficie, la luminancia de adaptación, el tiempo de observación.
La acomodación
La acomodación es la facultad del ojo humano que le permite formar imágenes nítidas de objetos visuales situados a distintas distancias. Esta acomodación es la distancia para enfocar un objeto lo realiza el ojo aumentando o disminuyendo el radio de curvatura entre el cristalino. La elasticidad del cristalino disminuye a lo largo de la vida, y con ella la capacidad de acomodación. La capacidad o amplitud de acomodación determina el campo de nitidez de la visión a corta y larga distancia.
La velocidad de acomodación disminuye también rápidamente con la edad. La escasez de iluminación entraña una disminución de amplitud, velocidad y precisión de acomodación.
La acomodación del ojo puede ser sensiblemente alterada por brillos y reflejos. Esta suele ser la causa principal de disturbios en la visión, de incomodidad y fatiga prematura durante la ejecución de trabajos de oficina.
Adaptación del ojo
La adaptación del ojo a las distintas luminancias repartidas por todo el campo visual, se realiza por adaptación fotoquímica de la retina y por modificación de la abertura de la pupila. El ojo tiene la facultad de adaptación a distintas distancias dentro de un margen.
La adaptación influye en gran medida sobre todas las funciones visuales. La adaptación permite resultados visuales satisfactorios casi constantes.
El desarrollo de la adaptación depende esencialmente de la luminancia al principio y al final del proceso de adaptación. Cuando se realiza el paso de claro a oscuro se habla de adaptación a la oscuridad y, en caso contrario, de adaptación a la luz.
Durante la adaptación a la luz, la sensibilidad de la retina desciende, casi de golpe, a la quinta parte de su valor inicial para adaptarse a las nuevas condiciones de luz. Este proceso se complementa en algunos minutos.
Las Variaciones periódicas de la luminancia de las fuentes luminosas son percibir por el ojo humano en forma de centelleo o deslumbramiento.
El centelleo
El centelleo estroboscopico constituye un caso particular. La luz intermitente de los tubos fluorescentes puede producir este tipo de centelleo sobre objetos en movimiento (órganos de maquinas o útiles brillantes). Según la naturaleza de la fuente luminosa, la luminancia oscila mas o menos en función del tiempo. La frecuencia de fusión del centelleo se ve influenciada por cuatro factores:
* La luminancia: para un mismo periodo, la frecuencia de fusión del centelleo aumenta en función de la luminancia.
* Grado de oscilación: la frecuencia de fusión del centelleo aumenta con el aumento del grado de oscilación.
* Dimensión del campo centelleante: las fuentes luminosas de gran superficie tienen frecuencias de fusión mas elevadas que las fuentes de pequeña superficie.
* Posición del campo centelleante en el campo visual: la frecuencia de fusión del centelleo es mas elevada en la zona lateral que en el centro del campo visual y puede situarse en las proximidades del máximo fisiológico de 80 Hz. Esto explica por que no se percibe centelleo cuando se mira la pantalla de frente y si se percibe cuando se mira desde un costado.
Movimientos de los ojos
Se llama tiempo de percepción al periodo de tiempo que transcurre entre la presentación de un objeto y su percepción visual. El tiempo de percepción es tanto mas largo cuanto más elevada sea la luminancia media y cuanto más agudas sean las diferencias de luminancia entre el objeto y el entorno.
El tiempo de percepción es importante para la lectura de los textos. Durante la lectura, el ojo da saltos, abarcando y fijando la mirada después de cada salto sobre varias letras, para leer una o dos palabras. Para que una tarea visual pueda desarrollarse de modo adecuado, la imagen no debe moverse ni oscilar. Es preciso facilitar el ojo unos puntos de mira destacados, puesto que no es conveniente utilizar el dedo como medio auxiliar de fijación.






































































No hay comentarios: